marzo 10, 2012

Porque sonreí, cuando me dolía por dentro. 
Porque traté de mirar hacia otra parte para no ver lo que hacías a mis espaldas.
Porque no lloré al verte cambiar. 
Porque te trate bien, aun sintiendo el mayor odio. 
Porque te levante cuando nadie lo hacía. 
Porque no olvide lo que otros olvidan. 
Porque te esperé, siempre te espere. 
Porque aun sabiendo que iba a ser igual, yo lo creí diferente. 
Porque aposté, sin querer que solo fuese un juego. 
Porque te abrase, sin saber porque lo hacía.